martes, 21 de octubre de 2014

El misterioso Alejandro Schicorra: un doble de Adolf Hitler en la Patagonia para despistar

 Alejandro Schicorra ¿un doble de Adolf Hitler en la Patagonia? El objetivo era despistar...


En la década de 1930, Alejandro Schicorra era un ignoto empleado de la petrolera Astra, con asiento en la ciudad de Comodoro Rivadavia, en la patagónica provincia de Chubut, al sur de la Argentina. Sus rutinarias ocupaciones no daban la sensación de depararle grandes emociones, sin embargo, a mediados de la década de los año '40, su vida cobró relativa notoriedad entre los vecinos del lugar.
Con el final de la segunda guerra mundial y ante la incómoda y más que evidente imposibilidad de encontrar el cuerpo de Adolf Hitler y, en consecuencia, constatar su fallecimiento; los rumores estuvieron a la orden del día. ¿Se había suicidado Hitler o es que en realidad todo había sido una farsa para alentar y posibilitar su escape -monitoreado y asistido- hacia la Argentina?
La siempre incompleta y dirigida historia oficial se ha encargado sistemáticamente de defenestrar esa postura, sin embargo, centenares de documentos indican que el Führer nazi no cometió suicidio y tantísimos otros indican claramente que escapo, sin emabrgo, esa es otra historia, un pasaje sobre el que no pretendo discutir en esta ocasión.
Para cuando los que estaban de un lado y del otro apenas si comenzaban a enrredarse en interminables discusiones, Alejandro Schicorra fue uno de los habitantes del sur argentino que más consitó la atención, sea de los inocentes lugareños ajenos a toda conspiración o de aquellos que pretendieron "demostrar" -tal vez guiados por poderosos intereses- que la mal llamada leyenda de un Hitler vivo en la Patagonia era poco menos que una patraña insostenible. Lo que se dice, Schicorra fue -en gran medida- una buena manera de distraer una vez más la atención con espejitos de colores.

Algunos investigadores, decididamente contrarios a la teoría que abona por la supervivencia de Hitler tras el final de la guerra y su paso por la Patagonia, se han empecinado en reafirmar la postura que insitía -tal vez interesadamente, quien sabe- en que aquel misterioso hombre, tantas veces confundido por lugareños con el mismísimo Führer, era una extraña curiosidad de la naturaleza, un ser con un asombroso parecido al exlíder alemán y nada más. Se ha dicho que Alejandro Schicorra ha tenido más de un inconveniente en sus lugares de trabajo y que incluso fue detenido en reiteradas oportunidades en las ciudades de El Bolsón y Bariloche, lugares que -curiosamente- solía frecuentar.
Mientras los historiadores oficiales y los revisionistas, siguen entrecruzando opiniones y argumentos en un sentido y en otro, dice la leyenda que hay un sencillo banco de madera que, en una zona costera de la tranquila Comodoro Rivadavia, sobre una pequeña elevación, mira hacia el mar. Allí, según algunos incrédulos testigos ocasionales llegaron a contar, solía sentarse un hombre que -solitario y melancólico- se tomaba largos instantes para contemplar la inconmensurable inmensidad del mar. Su mirada, también solían decir, apuntaba en dirección a la lejana Europa, aunque eso nunca nadie lo haya podido comprobar.
Muchos decían que ese hombre era el misterioso Alejandro Schicorra. Otros, en cambio, afirman que el hombre del banco de madera era en realidad, Adolf Hitler.


viernes, 17 de octubre de 2014

Recordando el 17 de Octubre de 1945: Fase 2 del Plan...

Las cosas y los acontecimientos históricos cambian de acuerdo al cristal con que se miren. Conmemoración por el 69º Aniversario del 17 de Octubre de 1945, el inicio de la Fase 2 del Plan.


jueves, 16 de octubre de 2014

Alemanes fusilados por vestir uniformes del enemigo: La particular justicia de los vencedores en la guerra

Haz lo que yo digo, pero no digas lo que yo hago. Esa ha sido -y tal vez lo siga siendo- la política de los Aliados victoriosos en la Segunda Guerra Mundial. No en vano alguien, alguna vez, dijo que "a quien gana una guerra, nunca nadie le pregunta si ha dicho la verdad". Aquí la historia de los alemanes fusilados por hacer lo mismo que hicieron norteamericanos y británicos.

Fusilamiento de comandos alemanes por usar uniformes del enemigo.


Con la finalización de la segunda guerra mundial muchas mentiras quedarían al descubierto y otras tantas situaciones similares dadas, de un lado y del otro, del de los vencedores y los vencidos, serían vistas inobjetablemente bajo cristales diferentes. Tal fue el caso de los comandos alemanes bajo el mando de Otto Skorzeny, el legendario nazi que -entre otras misiones determinantes- se encargó de la liberación de Benito Mussolini en Italia. Cuando la guerra llegó a su fin, muchos alemanes fueron "juzgados" y otros tantos, directamente, fusilados sin juicio previo ni miramientos. Una manera muy particular y tan difundida entre las democracias potencias vencedoras de la guerra.
Así las cosas, las fuerzas norteamericanas llegaron a fusilar -tal como se ve en la foto de este artículo- a varios comandos alemanes por vestir, en sus diferentes misiones, uniformes del ejército de los Estados Unidos; lo cual estaba tácitamente vedado de acuerdo a los códigos de la guerra por aquel entonces. Los alemanes de la foto pasaron, irremediablemente, a "mejor vida" pero su jefe, el nazi Skorzeny, salvó milagrosamente su pellejo. Los británicos -sobre todo- estaban detrás del pedido de "clemencia"...

La cuestión era que, si se llegaba a fusilar a Skorzeny, los norteamericanos y los británicos deberían haber hecho lo mismo con varios de sus más latos jefes militares, quienes habían implementado la misma metodología (solados aliados vestidos con uniformes nazis) para dar muerte a inadvertidos soldados enemigos... Si no se puede de un lado, tampoco debería ser posible del otro, pero claro, la justicia -se sabe-  no es ni pareja ni ciega.

viernes, 22 de agosto de 2014

Los Fantasmas de Historias Lado B: El Colegio Pestalozzi, símbolo de la lucha contra los Nazis en la Argentina

Actualmente, en el solar emplazado en la intersección de las calles Zapiola y Virrey del Pino, en la ciudad de Buenos Aires, hay vida.
Una frondosa arboleda, entre la que se ha asimilado una exótica palmera, cubre el terreno que antiguamente ocupaba, allá lejos y hace tiempo, el viejo edificio de la Pestalozzi Schule, o simplemente "el Pestalozzi". El colegio se erigió como el más claro símbolo educativo de la comunidad alemana antinazi de la Argentina de entonces, sobreviviendo a un sistema de las escuelas alemanas empapado de nazismo. Pocas han sido las instituciones que levantaron la bandera de la libertad, el respeto y la pluralidad y el Pestalozzi fue -precisamente- una de esas.
Hoy en día, este símbolo de la lucha contra el Nazismo en la Argentina, tiene su nuevo edificio a unas pocas cuadras del emplazamiento original, pero los fantasmas de aquellos que han luchado desde sus aulas contra la barbarie y la intolerancia, siguen dando vueltas por allí.

Marcelo D. García
Historias Lado B

Arriba: el edificio orginal del Colegio Perstalozzi en 1938. 
Abajo: el terreno en la actualidad - Agosto de 2014. (Foto: Marcelo D.García / Historias Lado B)