martes, 24 de julio de 2012

El frustrado ataque nuclear alemán a Nueva York

Boceto del Horten Ho 18, el bombardero "Amerika" destinado a destruír Nueva York.


Navidad de 1944. Un llamado telefónico es recibido en la residencia de los hermanos Walter y Reimar Horten. Del otro lado de la línea, Siegfried Knemeyer, el lugarteniente de Hermann Goering en la Luftwaffe, convocaba de urgencia a la residencia del jerarca nazi a los Horten, los creadores de los prototipos de las "Alas volantes" que podrían haber cambiado el curso de la segunda guerra mundial y, consecuentemente, la historia de la humanidad.

Un poco de historia dentro de esta historia: cuando la primera guerra mundial llegó a su fin y Alemania se vio  pisoteada por el Tratado de Versalles, los germanos se vieron en una encrucijada que resolvieron rápidamente: o seguían inertes bajo el nuevo orden mundial establecido arbitrariamente por los aliados o bien se ponían creativos y en acción. Tomaron la segunda opción y en eso los hermanos Horten tuvieron especial protagonismo. Ante la imposibilidad de generar cualquier tipo de maquinaria, prohibición que incluía la negativa a usar aviones con motor de ninguna clase, los alemanes recurrieron a la creatividad de los Horten, quienes en definitiva fueron los creadores de las famosas alas delta. Sus primeros proyectos generaron desconfianza entre los expertos en aviación pero una vez que los nazis llegaron al poder, Goering decidió darles crédito y tomó sus ideas sobre las "Alas volantes". Así, tras el Ho 1 y las sucesivas evoluciones se llegó al Ho 9, que fue el precursor de los actuales aviones invisibles. De hecho, los materiales utilizados (antecesores directos de la fibra de carbono actual), como así también su especial pintura y su diseño, convertían al Ho 9 en un avión indetectable. A todo eso se le sumaba su propulsión a reacción y de esa manera se tenía un combo que podría revertir la situación negativa del Tercer Reich hacia el final de la guerra. Hitler y Goering creían en la victoria final a pesar de todo. Que los aliados estuvieran cercando Berlín  a finales de 1944 y principios de 1945, no significaba para ellos el final previsible y así las cosas apostaron por sus armas secretas para dar vuelta la historia hasta el último minuto. Muchas de esas armas secretas y super poderosas aún estaban en plena fase de desarrollo en los talleres alemanes en marzo / abril de 1945 y si los nazis hubiesen contado con algo más de tiempo, las cosas serían diferentes.

Walter y Reimar Horten.


Volviendo al llamado telefónico de Knemeyer a los Horten a finales de 1944, el mismo provocó la visita de los hermanos a la residencia de Goering para ser informados de los inminentes planes de la Luftwaffe. Hermann Goering fue directo al grano, sin rodeos. El jefe de la Luftwaffe les pidió que se pongan a trabajar en un poderoso bombardero, continuador del Ho 9, que reuniera las siguientes condiciones indispensables: Que sea un Ala Volante capaz de recorrer 11.000 kilómetros sin necesidad de reabastecimiento y que pudiera transportar una única bomba de 4 toneladas de peso. A los Horten les llamó mucho la atención el pedido. Los alemanes ya tenían casi listo al Ho 9 para ser ingresado a la línea de producción como los nuevos e invencibles bombarderos a reacción e indetectables, pero Goering le pedía, aún con la guerra perdida, la construcción de una única unidad con esas características.
El bombardero Ho 18 sumaba un elemento muy interesante: su pintura estaba recubierta por un pegamento especial a base de carbono que lo transformaba en una avión imposible de detectar por los radares aliados. Los planos preliminares estuvieron listos en enero de 1945 y para ese entonces se estimaba que la velocidad que alcanzaría una vez fabricado sería de 1.000 kilómetros por hora. Una vez que todo estaba listo para comenzar la producción, los Horten se enteraron los planes de Hitler y Goering: el bombardero Ho 18 debería despegar de una base secreta alemana, cruzar el océano Atlántico y dejar caer sobre la ciudad de Nueva York una bomba de 4 toneladas que destruiría por completo la ciudad norteamericana. Luego, el avión debería regresar de inmediato a Alemania, dando de un solo golpe un giro totalmente inesperado a la guerra. El avión se llamaría "Amerika" y lelvaría la bomba atómica.
Todo marchaba sobre rieles, pero los rusos entraron en Berlín y los nazis no lograron su cometido. Todavía resuenan las palabras de Hermann Goering tras ser detenido por los aliados: "Si la guerra hubiese durado unos meses más, los habríamos volado del mapa"...

Bombardero norteamericano B2.


Los planos del  Horten Ho 18 o "Amerika", terminaron tras la guerra en poder de los norteamericanos, como era de esperarse y más de 50 años después la USAF logró mostrarle al mundo entero su genial "creación", el bombardero B2 (tercera foto de este post). Cualquier parecido con el "Amerika" es pura casualidad...
Hacia fines de 2002, poco ante de morir en Buenos Aires, Argentina, tras su llegada en los años '50, un anciano Walter Horten no se sorprendió en absoluto viendo al nuevo bombardero invisible norteamericano. Él mismo, junto a su hermano, lo había creado a finales de 1944...

4 comentarios:

  1. Che, estos posts son un desastre, sostener que las wunderwaffe hubieran cambiado el curso de la guerra es poco serio. Los nazis necesitaban como 10 años mas para poder llegar a concretar alguno y eso si Adolf no les cambiaba la bocha cada 3 meses.

    ResponderEliminar
  2. No opino lo mismo. En nada de lo dicho en tu comentario...

    ResponderEliminar
  3. Correcta la parte de los hermanos Horten- Lo demás es una insensatez . En 1945 a los jerarcas alemanes ya sólol les quedaba tiempo para suicidarse o esperar la horca.

    ResponderEliminar
  4. He leido por ahi que Walter Horten ayudo en secreto al equipo de desarrollo Norteamericano del B2, asi miembros del equipo norteamericano se instalaron en Cordoba cerca de la escuela de aviacion donde Horten fue profesor !!!

    ResponderEliminar