domingo, 29 de septiembre de 2013

Oskar Schindler: el gran simulador

¿Fue un moderno San Pablo del Siglo XX como pretenden hacer creer? ¿Converso aparente, inspirado celestialmente e iluminado por un mensaje del más allá, impulsado por una fuerza superior o simplemente un cínico oportunista y manipulador? Oskar Schindler ha pasado a la historia, gracias al rótulo impuesto por el Museo Yad Vashem de Jerusalén,  como el "justo entre las naciones" siendo recordado y homenajeado como un ángel salvador de vidas humanas, dispuesto a rescatarlas de las garras del sanguinario Partido Nacional Socialista, al cual él pertenecía y tan efectivamente servía. El cine de Hollywood puso su "granito de arena" para presentar a Schindler en sociedad como un humanitario benefactor de miles de víctimas inocentes durante la Segunda Guerra Mundial y para convertirlo de buenas a primeras en un ser venerable y digno de todo reconocimiento. Pero su realidad era... sensiblemente diferente. Aquí la Historia Lado B de Oskar Schindler, el gran simulador.

Por Marcelo D. García para Historias Lado B

Oskar Schindler.


Una cuestión de oportunismo.
El oportunismo es una forma específica de responder a las oportunidades, la cual implica priorizar el interés propio y obviar principios éticos relevantes para lograr ciertas metas o para resolver preocupaciones compartidas por un grupo. A veces, el oportunismo es definido también como la habilidad de capitalizar los errores de otros, utilizar oportunidades creadas por los errores, debilidades o distracciones de los oponentes en beneficio de uno mismo.

Oskar Schindler, nacido el 28 de abril de 1908 en Svitavy (Imperio Austro-Húngaro, luego Checoslovaquia, hoy República Checa) fue un gran oportunista, el mejor. El más hábil de todos los cínicos oportunistas que tras haber llevado una vida enfocada pura y exclusivamente en la consecución de beneficios personales, tras haber sido no sólo un fiel simpatizante del Partido Nacional Socialista sino también un importante elemento del contraespionaje hitleriano; supo huír (no sin ayuda y complicidad de otros...) de esa realidad incontrastable gracias a negocios oscuros, redes de contactos, arreglos inmorales, silencios extraños y, como si fuera poco, una gran ayuda del cine norteamericano gracias a la película "La lista de Schindler" perpetrada falazmente por Steven Spielberg. La historia oficial pinta a Schindler como un abnegado industrial de la Alemania nazi que descubrió mágicamente la luz al final del túnel y exponiendo su propia vida se dedicó a salvar a miles de judíos que trabajaban en sus fábricas. Extraña habilidad la de Oskar Schindler, para pasar a la posteridad como "justo entre las naciones" (Museo Yad Vashem en Jerusalén) cuando en realidad hubo centenares de Schindler; por no decir miles. Y tantos Schindler hubo en la Alemania nazi como empresarios afiliados al partido que producían a favor de la maquinaria bélica hitlerista y que utilizaban mano de obra (judía y no judía) de "trabajadores" que en realidad no eran tales sino que eran indefensos esclavos. Oskar Schindler ha sido un hábil y útil empresario nazi, pero fundamentalmente ha sido un espía al servicio del aparato de contraespionaje alemán, oficial de las SS, siendo una pieza fundamental en el engranaje destinado a ubicar, delatar, detener y confinar (incluso matar) a la oposición que enfrentaba al régimen de Hitler.
A partir de estos datos fundamentales y sin perder de vista los materiales bélicos indispensables para las campañas guerreras del Tercer Reich que Schindler producía en sus fábricas, podremos comprender en dónde estuvieron las mentiras que terminaron forjando el mito de Oskar Schindler, el supuesto benefactor de la humanidad, el salvador de prisioneros-esclavos judíos, el gran simulador.


Oskar Schindler en su hábitat natural: el ambiente nazi.


Ubicando a Oskar Schindler en la realidad de entonces.
Los relatos que hablan sobre la vida y los hechos de Oskar Schindler tienen como origen dos fuentes fundamentales y de primera mano pero, totalmente distintas entre sí: la de las memorias del propio Schindler y la de las memorias de su exesposa, Emilie. Son los dos relatos a partir de los cuales se puede reconstruír el paso de Oskar Schindler por esta vida. Oskar Schindler redactó sus memorias al poco tiempo de haber culminado la Segunda Guerra Mundial, con los recuerdos bien frescos como para saber qué cosa contar y qué cosa ocultar. Por el lado de su exesposa, las memorias fueron escritas un tiempo después y en la mayoría de los pasajes las diferencias con la versión aportada por Oskar Schindler son llamativamente sorprendentes.
La historia de Oskar Schindler, al ser difundida por el "relato oficial", muestra aristas  que no pueden menos que llamar la atención y mover a la duda, o por lo menos generan inquietudes que son en realidad muy sencillas de rabatir. Oskar Schindler fue un empresario alemán que no escapó a las generales de la "ley" de aquellos tiempos del oscurantismo nazi. Fue parte sustancial de un mecanismo que se encargaba básicamente de apoderarse de negocios o fábricas ajenas (por lo general de personas judías); comenzar a producir lo que el estado nacional socialista de Hitler le pedía hacer; utilizar la mal llamada "mano de obra barata" (léase: trabajadores esclavos) y (aquí comienza a aparecer un elemento fundamental en la historia de Schindler) dedicarse al "cuidado" y la "preservación" (bien marcadas las comillas) de esos pobres e indefensos esclavos (no siempre y no exclusivamente judíos, aunque éstos eran la inmensa mayoría). El tema del "cuidado" y la "preservación" de los esclavos de las diferentes fábricas e industrias que producían para la máquina de guerra hitleriana tiene una simple y sencilla explicación: los "patrones" de las fábricas (generalmente tomadas a la fuerza, como en el caso de Oskar Schindler) "necesitaban" imperiosamente que esos trabajadores-esclavos subsitieran para, simplemente, seguir produciendo en su propio beneficio y el del Tercer Reich. Hay que olvidarse de cuestiones humanitarias y de conciencia aquí. Los empresarios y productores alemanes nazis sólo buscaban "extender la vida" de sus esclavos con esa finalidad: lograr mayor producción en su beneficio.

Oskar Schindler: Oficial de las SS y espía alemán.
La historia oficial se empeña sistemáticamente en colocar a Oskar Schindler en un lugar en el que no merece estar. Llevará unos cuantos años determinar las verdaderas y precisas razones que se ocultan detrás de la máscara artificial y mentirosa que muestra a Schindler como un benefactor de la humanidad, en particular de una gran cantidad de esclavos judíos. La mención del Museo Yad Vashem de Jerusalén es algo digno de todo destaque dentro de esta trama destinada a hacer creer una cosa por otra. Los ejemplos sobre ésto que planteamos abundan y sobran, todos simples y concretos datos históricos. Mientras que otros empresarios alemanes usaban "mano de obra esclava" en sus fábricas, Oskar Schindler es presentado como un industrial que empleaba "trabajadores" extranjeros o de religión judía. Mientras que los otros industriales eran nazis confesos, Schindler (SS e integrante del servicio de contraespionaje alemán) se había acercado al Nacionalsocialismo para "proteger" sus "empleados". Mientras todos los empresarios e industriales nazis alimentaban a sus esclavos para obligarlos a producir más y más, Schindler en realidad (decían algunos) los alimentaba sólo porque los respetaba y pretendía salvarlos. Lo dicho: Schindler hubo miles, sólo que para todos los demás se utilizó un discurso y en su caso se utilizó otro diametralmente opuesto.
En 1930 Schindler se afilió al partido Nacionalsocialista, el partido Nazi para ser más claros, y dado su lugar de residencia en Checoslovaquia, dados sus contactos en el país y dado que estaba más que dispuesto a producir en favor de la maquinaria de guerra de Hitler, fue promovido a oficial de las SS y convocado para ser un tiempo después enlace y espía de los nazis en su país, con todo lo que ser un espía significaba. Cuando Hitler decide poner su pesada bota sobre Checoslovaquia en 1939, los contactos de Schindler con la Gestapo eran muy fuertes y estrechos y de ese modo se lo convocó para que lisa y llanamente se convierta en espía del servicio de contraespionaje, con el objetivo de ubicar, delatar y encarcelar (la muerte de los detenidos era una de las posibilidades) a los opositiores, entre los cuales había además de personas judías, socialistas, comunistas y gente de otras ideas políticas y religiosas contrarias al nazismo. Schindler fue una pieza fundamental en esa tarea de la Gestapo en Checoslovaquia, fue un integrante certero, efectivo y letal a la hora de "escrachar" gente y no precisamente para salvarla...

Oskar Schindler y sus "empleados" en la fábrica de Polonia.


Cuando el 1° de septiembre de 1939 Alemania invadió Polonia con su Guerra Relámpago, Schindler siguió la sangrienta estela dejada por la Wehrmacht para seguir sacando réditos personales. Los años habían pasado desde aquel lejano 1930 con su afiliación al nazismo. Mucho tiempo había transcurrido desde el ascenso obseno y sanguinario de Hitler al poder en 1933 y muy claras habían quedado ya las intenciones hitlerianas respecto de la expansión territorial, la "pureza" racial y los insensatos postulados sobre los judíos, de modo tal que para 1939 Schindler ya debería haber "abierto los ojos" ante la cruda realidad, sólo que eso no sucedió. No dudó en afincarse en la Polonia devastada y sacar su nueva tajada.
Volviendo a lo sucedido en Polonia, Oskar Schindler "se puso al frente" de una fábrica de utencillos de loza en la ciudad de Cracovia. Los nazis y sus habilidades obligaron a una familia judía a "ceder" la fábrica en Cracovia. El procedimiento no tuvo ninguna diferencia a la de otros centenares o miles de casos de usurpación violenta. La "Deutsche Emaillewaren-Fabrik" era una fábrica de ollas y enlozados, con impecables instalaciones que (pistola Luger en la sien de su propietario mediante)  pasó a manos de Schindler de la noche a la mañana. La historia oficial en cambio habla de "adquisición" de la fábrica de parte de Schindler y va más lejos aún estableciendo falazmente que hasta el final de la guerra Schindler se dedicó a producir allí ollas para el ejército alemán. Mentira. Schindler y sus superiores de las SS decidieron que una gran parte de la planta fabril se destinara a la producción de proyectiles, los mismos proyectiles que mataban rivales políticos, enemigos en el campo de batalla o bien seres indefensos en los infernales campos de la muerte. Eso producía Schindler: muerte.
Schindler no era un "bicho raro" en las filas nazis, por lo cual todas las teorías que pretenden hacerlo quedar como un sensible y humanitario empresario alemán que "boicoteaba" al Tercer Reich carecen de todo fundamento. Tan importante era la industria "adquirida" por Schindler en Polonia que la plana mayor nazi le hacía caso a pie juntillas ante cada uno de sus requerimientos. Entre esos requerimientos estaba el que en determinado momento le hizo al capitán Amon Goeth. Goeth se encargaba de "dosificar" la salida de trenes con prisoneros destinados a los campos de Auschwitz; Treblinka y Sobibor, ni más ni menos. Esa tarea la coordinaba desde el cercano campo de Plazsow, Polonia, lugar que regenteaba "a piaccere".


Schindler y sus "protegidos" frente a la "Deutsche Emaillewaren-Fabrik".


Schindler convino con Goeth que se le enviaran a la fábrica "adquirida" muchos de aquellos prisioneros destinados a una muerte segura en el campo. La mano de obra barata (léase: esclavos a los que no se les pagaba) Los recibía sistemáticamente y los ponía a trabajar produciendo municiones y los alimentaba no por amor e interés humanitario por ellos, sino por su ya famoso oportunismo y los beneficios (económicos) que de eso obtenía. No era, como dijimos,un "bicho raro" nazi; era uno más entre tantos empresarios y fabricantes nazis que hacían lo mismo que él con un único y simple objetivo: que sus esclavos subsistieran para que produjeran más, mucho más. De modo tal que para que eso fuera posible, la "correcta" alimentación y el cuidado de los mismos llegaba por añadidura.
Nuevamente la "extraña diferencia" en el discurso oficial: los demás esclavizaban, él... protegía y cuidaba. Los demás tenían "esclavos"; él empleaba trabajadores...
Y otra mentira más: la leyenda cuenta que Schindler producía municiones defectuosas y que esa producción llegaba a las huestes hitlerianas. Los nazis no eran tontos. Si Schindler hubiese hecho eso efectivamente durante tanto tiempo y de forma sistemática y repetida, hubiese recaido sobre sus espaldas la acusación de alta traición (así se consideraba), y seguramente hubiese visto el final de sus días frente a un pelotón de fusilamiento u obligado a introducir una cápsula con cianuro en su boca. Esas "traiciones" en la cosmovisión nazi, se pagaban así. Pero no fue el caso, los hechos han demostrado que las municiones que fabricaba Schindler eran muy efectivas y funcionaban bien, por eso siguieron ayudándolo, escuchando sus requerimientos y protegiéndolo... La versión de las "municiones defectuosas" es otra de las enormes mentiras que giran en torno al inventadísimo humanismo de Schindler. Una verdadera patraña.

Amon Goeth, el amo del campo de Plazsow.


Relatos diferentes.
A esta altura, vale la pena destacar que las memorias de Oskar Schindler y las de su exesposa Emilie difieren radicalmente, no ya en fechas o lugares, sino en la intención de lo actuado. Mientras Schindler se encargó de dejar de lado y omitir decenas de hechos complicados, Emilie remarcaba en su diario personal (luego parte de sus memorias), la preocupación por las acciones de su mujeriego, bebedor y farsante esposo. Emilie ponía debido énfasis en las malas condiciones de vida de los "trabajadores" de la fábrica. No dudaba en llamarlos "esclavos" (Oskar Schindler los llamaba "trabajadores") y sentía pánico por caer detenida junto a su marido por las atrocidades que significaban tener allí, bajo su mirada y responsabilidad a miles de personas esclavizadas.
Mientras Schindler se "preocupaba" por la "alimentación y el cuidado" de sus trabajadores, a Emilie le dolía ver esa realidad trastocada y sentía en carne propia la frialdad de aquel gran simulador y mentiroso oportunista que era Oskar Schindler. Emilie Schindler lo sabía: su esposo había salido por la puerta trasera de Checoslovaquia, tras haber delatado amigos, conocidos y compatriotas. Había seguido la llamarada nazi a Polonia sin condicionamientos, espiaba, ultilizaba esclavos y sobre el final de la guerra había logrado que los nazis (él mismo) trasladaran la fábrica y sus "empleados" a otro lugar. Emilie también sabía que 14 años desde aquel 1930 era demasiado tiempo como para que Oskar "no se diera cuenta de la realidad". Su triste conclusión fue: Schindler sabía lo que hacía, estaba convencido de su valor para la máquina de guerra nazi y no sentía el más mínimo remordimiento por lo actuado. Después de todo era uno más de ellos, un nazi y un criminal.

Cambio oportunista de estrategia: Oskar Schindler y el Joint.
Va surgiendo "el nuevo" Oskar Schindler, nace el "converso", el hombre que logra "abrir los ojos", con su acercamiento al "Joint" (un hecho no poco importante en su vida), pero... ¿Qué es el  "Joint"?
El Comité de American Jewish Joint Distribution (también conocido como "el conjunto", el "Joint" o el JDC) es una organización de ayuda judía en todo el mundo con sede en Nueva York. Fue establecido en el año 1914 y está presente actualmente en más de 70 países. JDC, o "Joint", ofrece ayuda a las comunidades judías de todo el mundo a través de una red de programas de asistencia social y comunitaria. En 1945 (momento en el que "mágicamente" se produce la milagrosa "conversión" del gran nsimulador), el "Joint" cruzó sus caminos con el oportunista Oskar Schindler.

Veamos de qué manera se relata este episodio no tan conocido de la vida de Shindler en el libro "Oskar Schindler: fabricante de la muerte" (Alex Szarazgat, Ed. Nuestra América, 2003, pag. 196/197):
"Su relación con el Joint.
Este episodio, como tantos en la vida de Oskar Shindler, tiene varias versiones, generalmente contradictorias. Según Oskar, fue el mayor Franz von Korab ("halbjude" - medio judío por parte de la madre) jefe en Cracovia, que lo contactó con el Joint que operaba probablemente desde el Hotel Gellert - Budapest (Hungría). El representante permanente de ese organismo, durante la guerra, fue el Dr. Kasztner, el mismo que negoció con Eichmann el tétrico operativo "Blut für ware" (Sangre por mercadería). Como enlace operó el odontólogo Rudolf Sedlatschek.
Este último tenía a su cargo otros grupos judíos en Polonia y en el Protectorado (exChecoslovaquia). También cumplía misiones especiales en Turquía. El contacto Oskar Schindler - Kasztner fue promovido por Sedlatschek. éste, en otra oportunidad, solicitó la ayuda de Schindler para hacer llegar, en forma segura, cartas de Israel (Palestina) a personalidades judías internadas en los campos de concentración.
Schindler afirma que, luego de un minucioso análisis y un intercambio de opiniones con el Dr. Chaim Hilfstein, Magister Salpeter, los hermanos Stern y otros, todos ellos prisioneros-obreros-esclavos, construyó una red eficiente de comunicaciones entre su fábrica, el campo de concentración Plazsow, Israel (Palestina) y Estados Unidos, que funcionó vía Kasztner-Budapest.
Schindler presentó al Dr. Sedlatschek al comandante del campo de concentración de Plaszow, Goeth, quien lo invitó a efectuar una recorrida por el mismo.
¿Es imaginable, conociendo las estructuras jerárquicas de los nazis, que Goeth, sin previa autorización de sus superiores, sólamente a instancias de su amigo Schindler, invitara al judío Sedlatschek a recorrer el campo de concentración? ¿Quienes eran las autoridades que permitieron ese insólito paseo? ¿quién lo promovió? ¿con qué finalidad? ¿Cómo era la relación de Schindler con Goeth? ¿No era que lo consideraba perverso, un sádico? ¿O esta evaluación la hizo después de su "transformación" interior?


Oskar Schindler en Cracovia, 1942.


Oskar Schindler relata que Sedlatschek, con autorización del Joint, entregó  grandes sumas de dinero a los prisioneros judíos-obreros-esclavos de la fábrica de Schindler y menciona entre los beneficiados nuevamente a los prisioneros Dr. Hilfstein, Bankier, Salpeter, Stern, etc.
Por otra parte admite haber recibido de Sedlatschek, en tres oportunidades, sumas grandes. Recuerda (Schindler) dos cifras: 75.000 y 50.000 marcos respectivamente, pero no aclara si se refiere a las 3 entregas mencionadas o a otros aportes.
Schindler viajó varias veces -cuatro- a Budapest. La estadía nunca duró más de 2 días, para evitar, según él, que su ausencia llamara la atención. En la actitud de Schindler o en lo que expresa luego en sus cartas hay una notable incoherencia. ¿No efectúa una autodenuncia con la aparición del judío Sedlatschek como visitante oficial en el campo de concentración de Plaszow?
¿Cómo explicó a Goeth y los otros SS la presencia de este judío? ¿De dónde lo conocía? En la primera reunión con Kasztner participó el Dr. Springmann. Schindler afirma haber facilitado al Joint informaciones precisas sobre la situación en su fábrica y en el campo de concentración de Plaszow. Además informó sobre las medidas implementadas por las SS, las posibilidades de ayuda y los caminos a seguir. Los interlocutores expresaron su conocimiento por su "obra maravillosa" a favor de los judíos perseguidos, e instaron a mantener e incrementarla, sin prejuicio de sacrificios materiales . Cuando arreciaba la persecución nazi y en los campos de concentración morían millones de seres humanos, Kasztner a través de Sedlatschek, le hizo saber a Schindler que personalidades estadounidenses, incluso el exembajador austríaco Steinhart, quien estaba en Estambul (Turquía), tenían interés en conversar con él para recibir un informe exhaustivo sobre la actualidad en Polonia, la liquidación de los ghettos y de los campos de exterminio. Ese viaje aparentemente nunca se realizó.
La versión de la señora (Emilie Schindler) no coincide -como otras veces- con la de su esposo. Ella recuerda que en Mayo de 1945, cuando las tropas soviéticas y americanas (?) ya habían liberado el territorio checoslovaco Oskar venía de tener entonces una serie de entrevista en Estambul (Turquía) con la fundación judía Joint, empeñada en salvar la mayor cantidad de personas posible. También se habían reunido en Budapest con un tal Cedlatchek que se había conectado con mi esposoa través de Bankier, el anterior dueño de la fábrica de Cracovia".

En otro pasaje del libro  "Oskar Schindler: fabricante de la muerte" (Alex Szarazgat, Ed. Nuestra América, 2003, pag. 198) podemos leer lo siguiente:
"Marzo 1943. Por órdenes superiores y dentro de una programación general fue cerrado el ghetto de Cracovia. Todos los judíos fueron trasladados al campo de concentración de Plaszow, con la orden expresa de su rápida eliminación.
Según Erika Rosenberg, la "Deutsche Emaillewaren-Fabrik", propiedad de Schindler, contaba con 1750 obreros-esclavos y fue declarada de interés militar. No hay que ser muy perspicaz para entender que el "interés militar" no se centraba en las ollas y utencillos de cocina de los que la pareja (los Schindler) habla sin cesar.
En realidad Oskar Schindler había montado una fábrica de materiales bélicos. Una estimación muy conservadora: (contando con maquinaria obsoleta, lo que no es probable) la producción de proyectiles alcanzaba para eliminar varios ejércitos. Oskar Schindler protestó contra las autoridades nazis por el envío de obreros-esclavos polacos al Reich, ya que así se debilitaba la producción en los territorios ocupados. Se enorgullece de un acuerdo celebrado entre él (Schindler) y la Gestapo, donde convinieron NO matar a los judíos dispersos -o sea los fugitivos que habían logrado escapar de los campos de concentración o de eludirlo- sin en enviarlos a las fábricas cercanas de armamentos.

¿Cuál era el puesto que este personaje ocupaba realmente en la jerarquía oficial para que le den lugar para protestar y celebrar convenios con la Gestapo?

No cabe dudas que Schindler sabía defender sus intereses y tenía las conexiones para intentarlo. Pertenecía a la llamada línea "industrialista", sostenida por un sector de la administración, que privilegiaba -de acuerdo a innumerables documentos- la producción bélica. Ello significó la "protección" de la mano de obra disponible".

De todo lo expuesto con anterioridad ya no quedan dudas sobre el proceder concreto de Oskar Schindler y de su muy reputada posición no sólo entre las líneas medias y altas de las SS y la Gestapo, sino también sobre la buena "llegada" de este inescrupuloso, oportunista y simulador con las altas esferas del poder nazi en Berlín. Una vez decidido el traslado de "su" fábrica de alto interés militar desde Cracovia hasta otro lugar, Schindler se tomó el atrevimiento de, en su viaje a Berlín, recomendar las zonas de Reanania y Austria para la instalación de la fábrica. Finalmente, tras escucharlo atentamente, se determinó que la planta industrial se insatalara en Brunnlitz (Checoslovaquia o Protectorado). La plana mayor nazi, le dedicaba todo su tiempo a un Schindler con tremendos contactos entre los nazis, tal era la posición de este personaje en las altas esferas del poder dictatorial y criminal de la Alemania del Tercer Reich. Oskar Schindler, en mayo de 1945 aún no había experimentado su mágica e instantánea "transformación". Schindler sintió esos deseos incontenibles de "colaborar humanitariamente" una vez que advirtió (como tantos) que los Aliados avanzaban imperturbables sobre las líneas alemanas y sus dominios.
Iba surgiendo el "nuevo" Schindler...el que "luchaba contra los nazis a favor de los judíos"... Y allí, finalmente instalado en su natal Checoslovaquia, en Brunnlitz, vería el avance inexorable de los soviéticos. La historia sigue así...


Arriba: Niños judíos rescatados por el "JOINT" Comité Judío Estadounidense (American Jewish Joint Distribution Committee - JDC).  Abajo: trabajos forzados en el campo de Plazsow (foto: ushmm.org).

Esclavos judíos en el campo de Plazsow (foto: ushmm.org).


Llegan los rusos: se arma la "lista".
A medida que la guerra avanzaba y cuando ya en las postrimerías de la conflagración mundial el final (sólo en los campos de batalla) del Tercer Reich resultaba evidente, la plana mayor nazi decidió entre otras cosas cerrar varios campos de concentración ante el inminente avance soviético desde el Este. Entre otros, uno de los campos que se cerraban era el de Plazsow, que no era sino aquel desde donde llegaban a la fábrica "adquirida" por Schindler los "trabajadores" (léase: esclavos) para seguir produciendo.
Llegamos a 1944 (a muchos años desde aquel 1930, año de su afiliación al nazismo...) y Schindler, como hemos dicho, decidió viajar directamente a Berlín para gestionar "el pase" de los "trabajadores" de la "Deutsche Emaillewaren-Fabrik" a otro lugar que no cayera bajo las garras de los soviéticos. En Berlín escucharon a Schindler y en pleno fragor de lo más descarnado de la guerra dieron cabida a sus pedidos. Los trabajadores de "su" fábrica polaca serían trasladados a otra planta industrial más protegida.

Pensemos lo siguiente, a finales de 1944, si había algo que la Alemania nazi necesitaba eran dos cosas: armas (o municiones como las producidas por Schindler) y transporte. Schindler fabricaba lo primero y exigía lo segundo para "salvar" a sus "empleados". Los nazis, si algo ponían sobre el tapete a esa altura de la guerra, era el orden de prioridades y entre esas prioridades estaba el traslado de la fábrica de Schindler, tras lo cual es fácilmente deducible que la importancia de lo que allí se producía era vital para la máquina de guerra nazi. Habrá que olvidarse entonces de las ollas y los enlozados. Habrá que olvidarse de las "municiones defectuosas" para que los nazis no dispararan ni un solo tiro. Nada de eso. Schindler era una pieza fundamental aún a esa altura de los acontecimientos y todavía en esos comienzos de 1945 sus convicciones nazis y su terrible aprovechamiento del trabajo esclavo, eran marca registrada. No sólo no había el más mínimo gesto de arrepentimiento o humanidad (tan difundida desde la historia oficial), sino que su despótico y criminal sistema de abuso sobre miles de seres indefensos se incrementaba a diario.

A Schindler se le concedieron todos sus pedidos: se decidió el traslado de la fábrica de municiones, si bien no a los lugares que él mismo había propuesto inicialmente sino a la localidad de Brunnlitz, en la ocupada Checoslovaquia, su patria de origen, y como si fuera poco se puso a su entera disposición un convoy ferroviario (en total sumaban 250 vagones) para el traslado de sus "trabajadores", esos mismos trabajadores que en otros casos (cuando se habla hoy en día de otros empresarios alemanes) eran identificados como esclavos.
Schindler contaba además con una muy particular colaboración "interna". Se ha hablado mucho acerca de las personas que lo ayudaban a tener éxito en sus cometidos, e incluso se sabe de ciertos judíos que se encargaban de hacer la tarea y no siempre con fines humanitarios o filantrópicos. El nombre de Poldek Pfefferberg es uno de los que más se destaca de entre aquellos colaboradores, ya que era quien se encargaba de hacer que determinados "pagos" llegaran a los jerarcas nazis para conseguir sistemáticamente lo que Schindler pedía (aquí también jugó un papel fundamental el Joint judío del que hablamos con anterioridad). Las joyas, el dinero mal habido y, por supuesto, los favores sexuales de mujeres se incluían en la nómina de "monedas de pago". La colaboración "interna" (hablamos de algunos de sus "trabajadores") habrá que ubicarla dentro de un contexto no poco importante: el miedo, la necesidad de sobrevivir de algun modo y también la falta de escrúpulos. Hubo de todo (aunque el papel del Joint ha sido algo determinante y muy particular...). En este punto hay que entender también lo que pasaba por la mente de aquellas personas, cautivas de Schindler, presas y obligadas a trabajar para los nazis. El miedo al sufrimiento y a la muerte era algo más que entendible y aceptable a la hora de comprender también cierta "colaboración" con Schindler, el mandamás. De todos modos la "yunta" entre Schindler y algunos pocos judíos que lo rodeaban es algo digno de destacar en esta historia.
La lógica (empleada del mismo modo aún hoy en día para el traslado de presos desde una cárcel a otra...) indicaba que para hacer el traslado de personas de un lado a otro se debía confeccionar una lista. Eso mismo hacían todos y cada uno de los empresarios alemanes cada vez que se veían en una situación similar, por lo cual queda más que claro que "la lista de Schindler" no fue algo excepcional, sino que era el método obligado y pre-establecido por la burocracia nazi. Pensemos otra cosa: los nazis dejaban todo registrado, perfectamente ordenado. Las listas eran moneda corriente y nada fuera de los común y de hecho todos y cada uno de los "miles de Schindler" las confeccionaban.

Parte de la famosa lista de Schindler.


Los casi 1.100 esclavos de Schindler llegaron finalmente a Brunnlitz y un poco después, debido a un "error adminsitrativo" llegó otro convoy con unas 300 mujeres que habían sido enviadas desde su fábrica en Polonia a Auschwitz. Con toda esa gente a cuestas Schindler comenzó a acondicionar "otra fábrica adquirida", en este caso en Brunnlitz. La leyenda sobre el "salvataje" de Schindler en favor de esas personas llevadas en trenes hasta Brunnlitz se agigantó años después, pero lo concreto es que este "moderno pretendido San Pablo del Siglo XX", sólo quería a esa gente en Brunnlitz para seguir explotándolos en beneficio de la industria alemana y su propio bolsillo.
Recapitulando nuevamente: principios de 1945, un fabricante de municiones destinadas a los frentes de guerra, un viaje a Berlín (al centro mismo del poder nazi), una solicitud de trenes para transportar gente desde Polonia hasta Checoslovaquia (con lo necesario que era el transporte a esa altura de la guerra), una lista (habitual) de nombres para asegurarse que todos los esclavos que salían de Polonia llegaran a Checoslovaquia, el empleo de transporte muy importante y vital a esa altura de la guerra (trenes) sin la más mínima traba de parte del mando nazi y al mundo se le hace creer que Oskar Schindler era un benefactor humantitario que arriesgó su vida en pos de los demás. Una máscara que, a fuerza de contrastarla con hechos históricos, cae sola.

Para "mala fortuna" de Oskar Schindler, en mayo de 1945 (Schindler llevaba ya 15 años como afiliado nazi, como oficial SS y como integrante del servicio de contrainteligencia alemán...15 años) los soviéticos entraron también en Brunnlitz y a partir de allí sólo quedaba una cosa para hacer: escapar y abandonar a su suerte a sus esclavos. Eso hizo Schindler y allí, en las abandonadas (por él) instalaciones checas quedó la famosa "lista" con los nombres que pasarían a la posteridad como los de la gente, los judíos en su mayoría, que Oskar Schindler acababa de salvar. La famosa lista de Schindler, estaba en Brunnlitz para cotejar que todos y cadao uno de los esclavos salidos de Polonia ingresaran en la fábrica checoslovaca.
Schindler huyó de la escena vestido como un prisionero judío (al fin se ponía en los zapatos de sus explotados)... En su coqueto autos sport, con su "querida" Emilie, unos diamantes en su bolsillo y con la resistencia checa y los soviéticos pisándole los talones. Así huyó.

Otro dato: los nazis, y ninguno de sus acólitos y simpatizantes o colaboradores, confeccionaba una lista que incluyera personas para ser salvadas. A nadie en el régimen nazi se le ocurría una idea suicida semejante para dejar registrada su traición al régimen. Los miles de esclavos de Oskar Schindler no se salvaron por su intervención ni por la famosa lista confeccionada. Los esclavos judíos de la fábrica de Schindler se salvaron de una muerte segura porque los soviéticos llegaron a Brunnlitz y porque Schindler "se vió obligado a huír".

El "benefactor" huye a Argentina, enclave nazi en Sudamérica.
Las "vueltas de la vida". Mientras uno de sus socios en el maltrato y abuso de prisioneros esclavos, Amon Goeth, era colgado de la horca en el campo de Plazsow (Cracovia, Polonia) en 1946; Oskar Schindler gozaba de los beneficios de haberse establecido en la República Argentina del por entonces presidente Juan Domingo Perón. El surco de sangre, muerte y explotación llegaba desde Europa hasta la siempre acogedora y receptiva Argentina y así las cosas luego de la creación del Estado de Israel en 1948, las autoridades judías decidieron emprender la cacería sobre este criminal de guerra, devenido providencialmente "un converso arrepentido", el "justo entre las naciones". Extrañamente (sí, extrañamente) Israel liberó a Schindler de su persecución en 1955, cuando ya llevaba un largo rato lo más campante en Argentina. La historia se manipulaba de acuerdo a las circunstancias, movida por no pocos y pesados intereses, una vez más.
Sobre la llegada de Schindler a la Argentina, bien vale una aclaración: durante la Segunda Guerra Mundial quienes escapaban de Europa eran anti nazis, mientras que los que huían en la posguerra eran... precisamente los nazis. Oskar Schindler huyó en la posguerra y recaló en un nido de nazis y fascistas como lo era por entonces la República Argentina. En su huída desde Checoslovaquia, buscó frenéticamente eludir a las fuerzas soviéticas (que ceracaban Brunnlitz) y a la resistencia checa que lo buscaba desde sus inicios como agente del contraespionaje nazi en su país. Es que Oskar Schindler no sólo había confeccionado la famosa "lista" de sus esclavos destinados a la fábrica en Checoslovaquia, sino que había sido el responsable de centenares y centenares de otras listas que, como esa última, tenía fines nada humanitarios. Las listas de Schindler, tantas y tantas, contenían los nombres de las personas que había que mantener (de un modo u otro, por diferentes motivos) bajo control o que simplemente debían ser eliminadas. Las primeras listas que Schindler había confeccionado, primero en Checoslovaquia, luego en Polonia estaban destinadas a identificar a los opositores, a los resistentes al régimen nazi, entre ellos (y no sola y exclusivamente) judíos. Aquí debemos ser reiterativos: nunca, ningún nazi, bajo ninguna circunsatncia, confeccionó lista alguna para "salvar" gente. Si eso hubiese llegado a ser posible (salvar vidas humanas) no se contemplaba la posibilidad siquiera de incluír los nombres en una lista y firmarla. Eso era, para los nazis confesos como Schindler, un verdadero suicidio.


El "converso" Oskar Schindler y su esposa Emilie protegidos en Argentina.


De modo tal que la famosa "Lista de Schindler" no fue un monumento al sacrificio personal de su autor, una ofrenda sincera y desinteresadea, sino que fue una más de entre tantas listas que Schindler y miles de empresarios y fabricantes alemanes, nazis convencidos, practicantes y confesos, redactaban para tener control de los seres humanos que, simplemente, esclavizaban y hacía trabajar hasta la muerte, sobre todo a la hora de los traslados de los lugares de "trabajo".
Ese hombre fue el que huyó luego de la guerra y se instaló en la Argentina con su esposa Emilie. Pero claro, la larga trayectoria de traidor y oportunista de Oskar Schindler tendría un nuevo capítulo. Un tiempo después, cuando la inicial persecución del Estado de Israel se dio por terminada (alguna vez Israel debería explicar el inesperado giro en este caso...), Schindler regresó triunfal a su amada Alemania de posguerra, para seguir su vida alocada con alguna de sus amantes. Dejó en tierras argentina a su mujer Emilie, abandonada y con la falsa promesa de un regreso que nunca se produjo... Los años pasaron y, como si poco faltara, el cine (tantas veces falaz y mentiroso) de Hollywood llegó para aportar lo suyo. Steven Spielberg llevaba a la pantalla grande en 1993 la película "Shindler's list" (La lista de Schindler), mostrando a quienes no la conocían, la historia de un abnegado y humanitario empresario alemán que arriesgó su vida por salvar la de miles de judíos. Quienes conocieron a Schindler a través de esa tergiversadora película de Spielberg, quedaron asombrados y admirados. Pero quienes saben de la historia real, sintieron escalofríos ante semejante muestra de "acomodamiento interesado" de los hechos históricos. ¿Qué interesen se movilizaron detrás del film? ¿Quienes han promovido semejante alteración de la historia con la realización de un multipremiado film que muestra una parte mentirosa de la vida de Oskar Schindler? ¿Por qué se ha mentido tan impunemente con esa película? ¿Por qué se le da tan poco lugar a Emilie Schindler en la película de Sielberg? Las respuestas quedarán flotando eternamente en el enviciado aire de una conspiración y de no pocos intereses oscuros.

Tumba de Oskar Schindler.


Oskar Schindler falleció en Hidesheim, Alemania, el 9 de octubre de 1974 a los 66 años de edad. Su cuerpo reposa en el Cementerio Católico de Jerusalén. El Estado de Israel (Museo Yad Vashem) le ha conferido el título de "Justo entre las naciones", un reconocimiento que, a la luz de los hechos, resulta precisamente todo lo contrario: injusto. Alguien deberá explicar alguna vez las motivaciones para semejante tergiversación de la historia...

Emilie Schindler, tras unos años en Argentina, abandonada y engañada por Oskar Schindler, declaró que su último deseo era regresar a su amada Alemania y eso hizo. Murió en el Hospital Maerkisch-Oderland de Berlín en la noche del 5 de octubre de 2001, a la edad de 93 años. Se encuentra enterrada en el cementerio de Waldkraiburg, a una hora de distancia de Múnich. Su lápida incluye las palabras, "Wer einen Menschen rettet, rettet die ganze Welt" ("Quien salva una vida salva al mundo entero"). Un epitafio posiblemente adecuado para su tumba, pero inaceptable para la de su exposo.


Marcelo D. García
Historias Lado B


Fuentes de consulta:
- www.ushmm.org
- "Oskar Schindler: fabricante de la muerte" (Alex Szaragat - Ed. Nuestra América, 2003)
- Memorias de Emilie Schindler
-Wikipedia.org
www.jdc.org
- "Ich, Oskar Schindler" (Erika Rosenberg - pág. 29, Herbig - 2000)

63 comentarios:

  1. Muy buen escrito, yo no creo que muchos nazis hayan tenido muy buenos deseos de salvar la vida de los judios o que lo hayan hecho de buena fé, ellos no hacian mas que mirar sus propios intereses y muchos hacian esto ("de salvar judios")para protejerse ante la inminente llegada de los aliados, y claro esta, para huir de los posibles castigos. Pero, citó algo que escribieron en la tumba de la esposa de schindler y esto tu lo escribiste aqui "Quien salva una vida salva al mundo entero", como sea que haya sido este personaje, bueno,malo,despiadado, espia,interesado o cobarde, salvo a mil personas y les hizo la vida un poco mas llevadera a como se vivia dentro de los campos de concentracion, llamese Auschwitz, o Birkenau y digo Birkenau porque este ultimo era un campo de exterminio y no de "trabajo"como era Auschwitz.Quizas yo no sea muy inteligente a como lo eres tu, que supongo que estas muy informado acerca de la segunda guerra mundial, yo solo he leido una enciclopedia llamada Cronicas del Holocausto, Los hornos de Hitler (el cual te recomiendo leer porque viene un capitulo donde se hace mencion de cierto doctor de las ss, creo que se llamaba Herr Ozberath, el cual hacia algo parecido que Oskar Schindler, ya sentia pasos de los aliados y queria que hubiera relatos entre las prisioneras para que se hablara bien de el y poder salvarse) y otro que tambien me parece excelente "Si esto es un Hombre" de Primo Levi, conmovedor relato de como se aferro este hombre a la vida y que nos enseña que el bien y el mal estan separados por una delgadisima linea que facilmente se puede romper.
    Bueno me despido recomendandote, (aunque no esta bien que yo lo haga por la cuestion de inteligencia que antes mencione o de estudios como quieras llamarle) que no menciones entre parentesis TANTISIMAS veces la palabra exclavos, la verdad desde la primera vez que lo pusiste pude entender el trasfondo de lo que schindler hacia pasar como "trabajadores".

    ResponderEliminar
  2. Estimado Ale: antes que nada bienvenido al blog y gracias por dejar tu comentario y opinión, la cual es más que bienvenida. Todas las voces tienen espacio aquí y todo aporte suma para que podamos entender mucho mejor la historia real. Respecto de lo planteado aquí sobre Schindler, sostengo que efectivamente no hizo listas para salvar gente sino para trasladarlas y seguir haciéndolas trabajar como esclavos. Schindler hubo centenares durante la guerra. Agradezco también tus recomendaciones y espero sigas participando con tu opinión en el blog.

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante el relato, también puede que sea cierto; aunque esto va a ser tan difícil de probar como de rebatir. Lo cierto es que es imposible no dejar de mencionar que la historia la escriben los vencedores, y en este caso pues, elevaron al protagonista al punto en el que todos lo recuerdan. Por otro lado también se debe decir que no debería verse la historia con ojos de nuestra época, lo que hoy vemos como algo natural en ese tiempo era imposible. Oponerse a cualquier dictamen de un régimen como ese era firmar tu sentencia de muerte. No existían los derechos civiles, ni mucho menos la garantía de vida. En el mismo Estados Unidos para esa época se daban violaciones de los derechos humanos, tan arraigados ahora, como inexistentes para la época. ¿Crees tu que alguien en su sano juicio se opondría a una orden emanada de Kim Jong Un en Corea del Norte? y estamos hablando del siglo XXI. Oskar Schidler vivió en su tiempo, y actuó como uno mas de su época, sin que por ello se deba desmerecer que salvo una cantidad importante de vidas, Así haya sido por casualidad.
    Con respecto a la película, pues siempre los autores de abrogan licencias poéticas para de manera romántica mantener el interés del público. Ten en cuenta que además de cineasta Spielberg debe ganar plata. Si no, ¿pues quien quiere ver una película que se parece tanto a la vida cotridiana?
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razon descarta muchas cosas importantes

      Eliminar
  4. Incurres en varios errores históricos graves que me hacen ver que realmente esta no es más que una historia de ciencia ficción, y así lo relatan los libros de historia.

    Primero Schindler no fue por 15 años miembro del Partido Nazi, sino solo desde 1938.
    Segundo, te limitas a obviar todos los testimonios de los supervivientes que vivieron en sus propias carnes el trato con el empresario y que para nada apoyan toda esta retórica novelesca.
    Tercero, hablas de la huída de los Schindler a Argentina y se te olvida mencionar que lo hicieron con algunos de los llamados judíos de Schindler, viviendo en Argentina bajo continuas amenazas de antiguos nazis asícomo de grupos antisemitas. Tanto es así que Emilie vivió bajo protección argentina hasta prácticamente su muerte.
    Cuarto, se te olvida mencionar que en la película aparecen tanto familiares de los supervivientes como la propia Emilie en la tumba de su esposo, si alguno de ellos no estuviese en consonancia con la película, NO HUBIERAN PARTICIPADO DE ELLA. Incluida Emilie, donde en tu relato cuentas que ella lo tildaba de nazi maltratador.

    En conclusión, todo tu relato es propio de la ciencia ficción. Nadie dice que Oskar fuese desde siempre un alma caritativa, era un putero, un empresario y era alemán. Los alemanes habían recibido muchos palos en el Tratado de París que acabó con la IGM y los sentimientos antibritánicos y antifranceses eran muy comunes, sumados a la grave crisis financiera de la época. Teniendo en cuenta que la mayoría de empresarios que querían prosperar en el régimen necesitaban estar afiliados al Partido y que la mano de obra estaba regalada, por supuesto se aprovechó de las ventajas, pero una vez se dió cuenta de lo que estaba pasando dentro de los campos, la cosa cambió.

    ¿Porqué huyó tan rápido de Alemania y de su fábrica al llegar los soviéticos te preguntas? ¿Acaso no es evidente? Estaba afiliado al Partido Nazi, los rusos primero disparaban y luego preguntaban, hubieran muerto por muchas vidas que hubieran salvado, de hecho todos los afiliados nazis huían del frente ruso y se entregaban a los estadounidenses e ingleses.

    ¿Porque iban los judíos a conceder medallas a un alemán si no fuera su relato verídico? ¿Qué interés tendrían una población casi exterminada por Alemania en premiar a un alemán, sabiendo además que la venganza judía tiene las manos muy largas, como ya demostraron con las persecuciones de nazis en la postguerra y con acciones como las operaciones contra terroristas palestinos de Septiembre Negro cuando pasó la matanza de Munich?

    Creo que has perdido el foco y que te han inventado un relato basado en la difamación. Me recuerda este relato mucho a estos psedohistoriadores negacionistas que abogan porque el Holocausto judío nunca existió. De risa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. !Totalmente de acuerdo!

      Eliminar
    2. De acuerdo. También debo de creer que como tu página, que puedo creer de ti, se dice blanco dices negro, sin embargo, para no ir y poner más barbaridades absurdas, debes de investigar más, sabemos de las barbaridades que hubo y existen todavía en este tiempo, no dejar de reconocer el lado humano de algunas personas.
      Te recomiendo, (si los puedes encontrar) estos libros...
      Oriente y occidente = a cero
      Derrota mundial
      Dialogo en el infierno entre Maquiavelo y Montesquieu
      Protocolos de los sabios de Sion
      Mi lucha, pero la primera edición española.
      Y existen muchos más, pero con esta bibliografía, te llevará a más.

      Eliminar
    3. Excelente tu respuesta. El Sr. García parece un fabulador "negacionista", ciertamente. Un fabricante goloso de historias negras.

      Eliminar
    4. Brillante Pablo!

      Eliminar
    5. Repuesta perfecta y pienso exactamente lo mismo.

      Eliminar
    6. Pablo me has ahorrado la contestacion. Tu respuesta es brillante, equanime y completa

      Eliminar
  5. Pareciera que fuera personal su rabia contra schindler...!

    ResponderEliminar
  6. Es tanto el odio y resentimiento del relator, que me apena.

    ResponderEliminar
  7. Quien escribió el texto, un tal llamado Marcelo García, está totalmente equivocado. Es triste.

    ResponderEliminar
  8. Fue un nazi y espia, "Simulador o No Simulador", lo que importa que es al final logró rescatar vidas. O usted Marcelo ¿no hubiera estado agradecido si hubiera estado en los zapatos de un judio ?

    ResponderEliminar
  9. Hoy Precisamente en un canal de cable estuve viendo la lista de Schindler, y es por lo demás una pelicula que me conmueve profundamente, muy buena la actuación de Liam Neeson. El punto principal en discución es si todo es verídico, y me inclino por la mayor parte de la opinión en que todo es cierto o la mayor parte del relato, ya que se tiene como garantía la eterna gratitud que le han demostrado los 1200 sobrevientes y sus descendientes, ya que de haber sido un personaje malevolo y maltratador al menos yo solo lo visitaria si fuese masoquista, pero no es este el punto, y si por abc motivos existió un grado de abuso por parte de Schindler, este debe haber sido menor, no todo puede resultar perfecto en tiempos de guerra, pero el fin justifica los medios, y el fin en este caso fue el de preservar la vida tal como lo señala Juliana Restrepo, saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hay q ser realistas..la pelicula la hace un judio Spilberg y claro que todos los nazis tienes q parecer peor que demonios infernales como lo hace en cada pelicula q filma...sin embargo no me queda claro el porque ayudaria un nazi como el a tantos judios..mano de obra lo conseguiria en cualquier momento,tendria que influir en la Gestapo y en otras dependencias porque era un industrial millonario del cual requeria el Tercer Reich para seguir peleando....la unica conclusion que saco es que los ayudo porque como cualquier ser racional no soportaba ver morir tanta gente y porque si era un poco inteligente se daria cuenta que la guerra estaba perdida y tendria que justificar el usar mano de obra esclava para no caer en prision o ser ejecutado de una o de otra forma ayudo a gente que de otra manera habria sido liquidada...al final el porque sale sobrando...lo que cuenta es el resultado

      Eliminar
  10. pienso que realmente le si se beneficio bastante y lucro de la mano de obra, pero tambien salvo esas vidas, sea como haya sido, ellos prefirieron trabajar que estar muertos, es dificil emitir una opinion ya que el dia a dia era una ruleta rusa

    ResponderEliminar
  11. No habia una de caperucita que contaras? Nadie te cree el relatito sacado de una novela. Quisiera verte en los zapatos de los judios en ese momento a ver si pensas igual, tipico amarillista que anda buscando conspiraciones en todo lado. Te recomiendo una cosa, ve a Israel y averigua primero, asi no haces semejante ridiculo en tu blog.

    ResponderEliminar
  12. Sea como sea , salvo vidas , es lo que importa.

    ResponderEliminar
  13. Lo que habría que contar es el trato que le dieron los Judíos a Schindler después de la guerra. Reclamó algo de los 1.5 millones de dólares de la época que había gastado y todos los judíos que salvó se juntaron, pusieron 10 dólares cada uno y le dieron 10.000 usd.

    Avaros.

    ResponderEliminar
  14. a como todos dicen las circunstancia ameritaban de alguna forma ayudarse salvando vidas judías, era alemán, lo importante fue y será q salvo muchas vidas y sus descendientes, q no uualquiera lo hace, el se expuso, a tal grado de mentir para lograr mucho con poco

    ResponderEliminar
  15. realmente parece una zarta de preguntas realizadas al aire sin ningun asidero ya que estaban en guerra y es bien sabido que los rusos querian vengarse de los alemanes por eso no distiguian en entre combatientes y civiles la verdad es que era un sobreviviente tuvo que adaptarse a las circustancias pero eso no lo hace un complice sino que se quedo he intento hacer lo posible para ayudar talvez se beneficio pero en tiempos de guerra y ante es plan de exterminio que se estaba ejecutando era lo unico que se podia hacer que era mejor que nada

    ResponderEliminar
  16. Un relato bastante parcial a mi parecer, solo se enfocaron en lo negativo de la historia, no se puede decir que todo fue bueno porque en tiempos de guerra nada fue bueno , pero no darle espacio a lo positivo que pudo haber hecho Schindler esta por demas fuera de contexto.

    ResponderEliminar
  17. Este relato sobre Oskar Schindler está más que sesgado y lleno de falacias usadas para, de manera amarillista, "narrar la otra verdad", que no se basa en otra cosa que no sea comparar las memorias de la esposa con las de Schindler. ¿Pero dónde queda la evidencia histórica?, ¿dónde quedan los relatos de los cientos de sobrevivientes?, ¿dónde quedan los relatos de terceras personas?.
    Y como digo, se usan falacias, describir por ejemplo que era un mujeriego y bebedor, no aporta NADA al respecto sobre la "historia real", sin duda una esposa enojada por los múltiples engaños de su pareja estaría encantada de mostrarlo como lo peor.
    Si Oskar era un bebedor, mujeriego y derrochador de dinero (después de la guerra), como muy probablemente lo era, ¡ESO EN QUÉ CARAJOS IMPORTA!, es su vida privada, en nada afectó su labor empresarial para salvar la vida de cientos de personas, como así lo describen múltiples testigos QUE VIVIERON LA HISTORIA MISMA, desde niños que hoy todavía viven hasta ancianos que dejaron sus memorias.
    ¿Y qué era NAZI?, o joder, eres un maldito genio, ¡CLARO QUE DEBÍA SER NAZI!, ¡COMO PODRÍA SALVAR A NADIE SI NO ERA NAZI!, tenía que convivi con ellos, tomar con ellos, asegurar que creía todas sus tonterías, sino ¡él mismo sería acusado de traición!.
    Por cierto, ¿alguna mención del registro histórico de producción de sus fábricas?, ¿algún documento histórico que compruebe que sus fábricas efectivamente producían todo lo esperado (y por lo tanto si eran esclavos?, no lo hay, todos los documentos históricos respaldan los testimonios de la historia 'oficial'.
    Por cierto, es verdadero que Schindler se gastaba todo el dinero que reunían los judíos que ayudó después de la guerra y era un mujeriego. Debo resaltar dos cosas ¡la gente puede hacer con su dinero lo que se le inche en gana!, mientras no afecte a terceras personas y los amoríos de Oskar nos importan un carajo, si yo hubiera sido salvado de morir en las cámaras de gas, me hubiera importado un cacahuate si Schindler se gastaba el dinero que le daba en prostitutas o construyendo casas...
    ¿Y por qué todas esas piedras en la tumba de Schindler?, me imagino que es para expresar "cuanto lo odian" quienes estuvieron en sus fábricas y no para señalar a cada una de las personas que él colaboró para salvar de los campos de exterminio.

    ResponderEliminar
  18. Primero la película esta basada en el libro del mismo titulo y es un libro de ciencia ficción no quieren hacer creer en el holocuento

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo, te equivocas, el libro y la película no son homónimas, el libro se llama "El Arca de Schindler " llevado al cine de manera extraordinaria en la película "La lista de Schindler".

      Eliminar
  19. Entre todo lo dicho aquí, me llama poderosamente la referencia que hacen del señor Poldek Pfefferberg, ya que en el articulo se refieren a el como la persona que "" se encargaba de hacer que determinados "pagos" llegaran a los jerarcas nazis para conseguir sistemáticamente lo que Schindler pedía"". para quienes quizás no lo sepan el señor Poldek fue la persona que se empeño en que la historia de Schindler se conociera y se le diera un justo reconocimiento para lo cual se contacto con cineastas y escritores tales como Thomas Keneally quien después de muchísimas averiguaciones y entrevistas escribiría "El Arca de Schindler" la cual seria llevada magistralmente al cine por el el director Steven Spielberg (de ascendencia judía) en la película "la lista de Schindler "

    ¿Quien que haya sufrido como esclavo saldría libre a hacer quedar en buen nombre a su "amo"..??

    Con respeto, pienso que muchas de las referencias y particularmente la del señor Pfefferberg son bastante inexactas.




    ResponderEliminar
  20. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  21. Es posible que lo que expones sea cierto aunque veo cierto grado de internacionalizad en lo que se comenta, aun así la cosa es que se salvaron muchas vidas, en una de las épocas de mas oscuridad, terror y tristeza en la historia de la humanidad, y en donde ser malo y ser menos malo, hacían la diferencia.

    ResponderEliminar
  22. Definitivamente en Internet se encuentra mucha basura como este articulo, particularmente el autor de este articulo debería preguntarse..."Que es peor?....que este Oskar Schindler haya salvado miles de "esclavos", como los llama en su articulo o sera peor el silencio cómplice del pueblo alemán de la época, que no decían nada al ver los vagones llenos de judíos que se dirigían hacia campos de exterminio

    ResponderEliminar
  23. Muchos errores historicos y olvidos en tu relato, si quieres visitas en tu blog no te conviertas en el simulador del que tanto hablas.

    ResponderEliminar
  24. SE NOTA QUE ESTE INFAME ES UN ANTISEMITA,NINGUN JUDIO DECLARA DE BUENAS A PRIMERA A UNA PERSONA COMO JUSTA DE HECHO SI EST EN ISRAEL ES POR QUE PARA EL PUEBLO JUDIO OSACRA SHINDLER YA NO ES ALEMAN ES JUDIO Y POR ENDE SANTO

    ResponderEliminar
  25. EL ARTICULO ESTA BIEN ESCRITO, CLARO Y ROTUNDO.
    YO CONOCI MUY BIEN A EMILY, ESTUVO EN CONTACTO
    CONMIGO DURANTE MUCHO TIEMPO EN LOS ANIOS 80.
    CUANDO MENCIONE A SU ESPOSO POR PRIMERA VEZ COMO
    UN HEROE, ME CONTESTO QUE ERA UN HP, MENTIROSO Y
    NAZI. QUE SI BIEN SE SALVARON MUCHOS JUDIOS, ELL HABIA
    SIDO EL NEXO.
    POR OTRA PARTE, DESPUES DE HABLAR CON MUCHA GENTE
    LIGADA A LA PELICULA DE SPILBERG, CREO QUE EMILY QUE ESTABA
    UN POCO MAYOR , NO ENTENDIO EXACTO EL MENSAJE Y POR ESO APARECE VARIAS VECES......DEBO MENCIONAR QUE TODOS ME
    COMENTARON Y ASI SALIO EN LA PRENSA... QUE EMILY NUNCA
    RECIBIO UN CENTAVO DE LOS PRODUCTORES. ES UNA HISTORIA MUY
    EXTRANIA PERO A LA QUE NO SE PUEDE TODAVIA PONER PUNTO
    FINAL,.. EXISTE MUCHO MATERIAL...

    ResponderEliminar
  26. Saludos camarada, trataste de desenmascarar las mentiras acerca de este personaje pero el error mas garrafal es que el HOLOCAUSTO es una gran mentira promovida por el Sionismo internacional y que maneja millones de dolares a través de la industria de la lastima. Leer " las memorias del la segunda guerra mundial de Winston Churchill, leer "Derrota Mundial de Salvador Borrego, leer los libros de este historiador, tan respetado a nivel mundial, como es David Irvin, leer el "judio internacional de Henry Ford.... Y me puedo pasar todo el día escribiendo y sugiriendo libros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Holocausto es una gran mentira? Que eres un musulmán resentido y antisemita o un neo-nazi que le molesta que el pueblo judío haya sido tan brutalmente maltratado y asesinado por un odio afín al que tu sientes? Te molesta la imagen que han sabido aprovechar los judíos para que no se repita tal acción contra ellos? Yo he leído y escuchado testimonios, he visto demasiadas fotografías dantescas, hasta el extremo de hacer pantallas para lamparas de piel humana y todo eso es una gran mentira? Los hornos, los trenes de la muerte, las cámaras de gas, el asesinato sistemático de millones de personas de las cuales la mayoría eran judíos es una evidencia que jamas podrán obviar. Sigue creyendo lo que un pequeño grupo de antisemitas neo-nazis escriben y dicen, eres solo un borrego que sigue a una muchedumbre sin ver mas allá del trasero del borrego que tienes en frente! Por gente ignorante como tu es que el mundo olvida las monstruosidades que suceden para luego repetirlas. El holocausto fue una triste realidad que dejó una profunda herida tanto el el pueblo judío como en Alemania y todas las generaciones deben saberlo para que no se repita.

      Eliminar
    2. El Holocausto como tal no existió. Es evidente que hubo crímenes de guerra pero no una orden expresa de exterminio como se suele decir. Además las atrocidades fueron cometidas por ambos bandos y mostrar solamente las cometidas por los alemanes es tergiversar totalmente la historia por puro interés. Tampoco pueden negarse los beneficios tanto económicos como políticos que ha generado ese supuesto genocidio a los judíos desde que acabó la SGM. Podría decirse que estos han traficado con el sufrimiento de su propia gente, ya que si es cierto que muchos judíos fueron maltratados y esclavizados de forma injusta, hasta tal punto que necesitan de la existencia de esta falacia para justificar todas sus actuaciones presentes, pasadas y futuras. Si de verdad la historia oficial fuera totalmente cierta, ¿ por qué todos esos impedimentos y prohibiciones legales en muchos países para investigar y difundir posturas distintas a esa verdad oficial? Muy sencillo. Porque se les caería el chiringuito. Lo que no se puede hacer es contar anécdotas e historias falsas, tergiversadas, exageradas y tremendamente tendenciosas y cuando alguien las critique o ponga en duda inmediatamente tacharlo de antisemita, asesino, criminal, lo que supone control total de la disidencia y un secuestro de la libertad de expresión y de pensamiento a través del chantaje emocional, algo totalmente ruin y mezquino.
      PD: Ya pueden comenzar los insultos y descalificaciones: antisemita, nazi, criminal, asesino, genocida, racista...

      Eliminar
    3. excelente comentario, tambien el relato publicado ya que es en parte cierta porque el holocausto no existio (hace años que vengo investigando por mi cuenta y no existio, lo que sucedio es que a partir de cierta fecha y viendo que el pais se les venia abajo de vuelta (por culpa de los judios) y morian muchos soldados e inclusive iban a morir muchos mas, se perdio total sensibilidad con los prisioneros de guerra en alemania, hay que entender que en las guerras no queda mucho de eso, sobre todo si sos el enemigo, pero hay que considerar que este enemigo ya se habia cobrado muchas vidas en la primera guerra, ya que la causa de que alemania perdiera la guerra fue por los judios, eso sin contar que hitler no queria la guerra, era obvio que sabia que iba a perder, era un suicidio, la razon de que invadio polonia fue porque polonia robo tierras a alemania, en fin no invadio, quiso recuperar, los unicos que invaden tierras son los judios y matan a miles de personas actualmente...a informarse!

      Eliminar
    4. Cada vez que leo este tipo de comentarios me sorprendo por la falta de interés histórico de las personas de esta época. Asumo que tienes menos de quince años, de allí que tu redacción sea pésima y, de seguro, lees muchos libros sobre teoría conspiracionista que niegan un hecho real y fehaciente. Creo que no se trata de victimizar a los judíos ni satanizar a los nazis sino, simplemente, dar cuenta de un hecho real basado en fuentes históricas: desde testimonios hasta fotografías. El holocausto existió porque hubo la intención expresa de asesinar, experimentar y humillar a los judíos, a quienes se les consideraba como seres inferiores (esta no es una invención alemana, señores, por favor; basta leer novelas o textos de la Edad Media para saber que en Europa la visión era negativa). Además, no solo fueron acciones expresas de los nazis sino también de los japoneses y los americanos que aprovecharon los experimentos para optimizar su avance científico. No se trata de defender una raza, recuerden que miles de alemanes se avergonzaban por lo sucedido en campos de concentración; de manera similar, el texto escrito se limita a una suerte de datos inexactos y afirmaciones subjetivas, me pregunto si la experiencia íntima de una persona invalida los más de 1000 testimonios que defendían a este empresario nazi. Considero que, más allá de nacionalismos y teorías inexactas, se debe investigar e informarse, con el fin de que la raza humana no vuelva a cometer este tipo de atrocidades; lamentablemente, la historia da giros paradójicos y los humanos parecen olvidar tales hechos y decir que es una invención.

      Eliminar
    5. Cada vez que leo este tipo de comentarios me sorprendo por la falta de interés histórico de las personas de esta época. Asumo que tienes menos de quince años, de allí que tu redacción sea pésima y, de seguro, lees muchos libros sobre teoría conspiracionista que niegan un hecho real y fehaciente. Creo que no se trata de victimizar a los judíos ni satanizar a los nazis sino, simplemente, dar cuenta de un hecho real basado en fuentes históricas: desde testimonios hasta fotografías. El holocausto existió porque hubo la intención expresa de asesinar, experimentar y humillar a los judíos, a quienes se les consideraba como seres inferiores (esta no es una invención alemana, señores, por favor; basta leer novelas o textos de la Edad Media para saber que en Europa la visión era negativa). Además, no solo fueron acciones expresas de los nazis sino también de los japoneses y los americanos que aprovecharon los experimentos para optimizar su avance científico. No se trata de defender una raza, recuerden que miles de alemanes se avergonzaban por lo sucedido en campos de concentración; de manera similar, el texto escrito se limita a una suerte de datos inexactos y afirmaciones subjetivas, me pregunto si la experiencia íntima de una persona invalida los más de 1000 testimonios que defendían a este empresario nazi. Considero que, más allá de nacionalismos y teorías inexactas, se debe investigar e informarse, con el fin de que la raza humana no vuelva a cometer este tipo de atrocidades; lamentablemente, la historia da giros paradójicos y los humanos parecen olvidar tales hechos y decir que es una invención.

      Eliminar
    6. Un hecho histórico dices?, está basado en una novela del género ficción, tuvieron mucho cuidado en no manifestarlo, algunos datos son reales, pero la película está basada en una novela FICCIÖN, catalogada así por su mismo autor.

      Eliminar
    7. https://www.youtube.com/watch?v=MHwHEnIpAzI

      Eliminar
  27. Con todo respeto, un artículo con poca objetividad y mucho odio, ya que es muy fácil hablar lo que deseamos ver y no lo que es. Una cosa son las teorías que nos hablan de Oskar Schindler, una persona con virtudes y defectos como cualquiera de nosotros, como el más hábil oportunista que hubo en esta desgraciada guerra. Sin embargo, por mucho que se haya hablado de cosas en su contra, lo que hizo lo redimió de todo lo malo que había podido hacer en su vida. Salvar la vida de personas, no importa quién haya sido, es un acto que no cualquiera hace, y menos en una guerra. Por lo tanto, es muy fácil criticar a una persona que no puede defenderse, pues hay que estar en esa época para entender lo que sucedió, es fácil criticar y juzgar a los demás, en una época menos convulsionada que esa. Me pregunto si el que escribió este artículo y los que lo apoyan lo hubiesen hecho mejor que Oskar Schindler.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso ustedes, los judíos y pro-judíos, se acabaron a Hitler, valiéndose de que está muerto y no se pudo defender. Aunque, analizando bien la situación, con un antitribunal amañado y falaz como el de Nüremberg, de todos modos, aun pudiendo haberse defendido, se lo hubieran acabado...

      Eliminar
  28. Excelente, documentado y bien elaborado artículo. Felicitaciones al autor, Marcelo D. García

    ResponderEliminar
  29. No se olviden del holocausto Palestino. El estado de Israel actualmente es un estado terrorista con todas las luces.

    ResponderEliminar
  30. Este articulo del Sr. Marcelo Garcia habla de muchas cosas en las que se percibe un odio gratuido hacia el Sr.Schindler, por todo lo que he leído veo que el Sr. Schindler no era un santo, le gustaba el licor, las mujeres, la buena vida (muchos hipocritas como el Sr. Garcia se arrancan las vestiduras cuando bien quisiera tener yodo eso). Sin embargo Schindler arriesgo todo, su vida, su dinero por salvar a un grupo de personas de una muerte segura.
    Muy pocas personas harian eso, y estoy segurisimo que si el Sr. Garcia hubiera estado en los zapatos de Schindler se hubiera orinado de miedo y hubiera salido corriendo con sus millones sin importarle la vida de nadie solo la suya.
    La verdad que el Sr. Garcia solo es un cobarde hablando de alguien que no puede defenderse.

    ResponderEliminar
  31. Marcelo, es interesante tu enfoque, quizá le falta un poco de fuentes, pero entiendo que eso no es nada de fácil. Me parece que tienes razón cuando llamas la atención acerca de la huída de Oskar a la Argerntina, ese no era el país más indicado para un traidor, pero si era un país muy indicado para un tipo que no estaba "funado" a pesar de su colaboración con los judíos.El punto más importante a considerar, es que los judíos eran parte de un ejército de trabajadores forzados, es decir, no había un plan de exterminio de judíos, sino que se les necesitaba a ellos y a todos los prisioneros de guerra para apoyar el esfuerzo de guerra alemán, eso era más importante que asesinarlos, quizá podrían hacerlo después de la guerra, una vez ganada, pero nunca antes. Por lo tanto yo me atrevería a decir, que Schindler fue muy buen patrón, quizá de un trato cordial y generoso, lo suficiente como para ser recordado por sus empleados, ellos nunca supieron realmente si los querían matar, quizá supusieron eso por lo que han escuchado inmediatamente después de ser liberados y terminaron creyendolo, terminaron convencidos que su jefe era buena gente y "su redentor". El libro que se escribió en 1982 por un autor australiano, Thomas Keneally, pertenece al género FICCIÓN, así lo refirió el mismo autor y se basa en una historia contada por un judío, de hecho las escenas del comandante disparando desde el balcón de su casa, son imposibles de haber ocurrido, ya que delante de su casa existe un montículo que le quita visión hacia el campo. Tratando responder a la pregunta de un comentarista, por qué los judíos iban a promocionar a un nazi, representa la parte más débil de tu relato, pero yo creo tener una buena respuesta, la existencia de un nazi benefactor de los judíos, favorece y refuerza la tesis central que ellos sustentan y no la contradice en lo absoluto, que son víctimas de un régimen criminal que se desarrolló en Alemania que pretendía exterminarlos, esa parte de la tesis, no se altera en lo absoluto y spielberg, director de origen judío, logra magistralmente dejar establecido. Lo otro, carece de importancia, sirve para poder seguir vendiendo la idea y seguir desarrollando esta gran industria del holocausto que recauda millones.

    ResponderEliminar
  32. Marcelo, es interesante tu enfoque, quizá le falta un poco de fuentes, pero entiendo que eso no es nada de fácil. Me parece que tienes razón cuando llamas la atención acerca de la huída de Oskar a la Argerntina, ese no era el país más indicado para un traidor, pero si era un país muy indicado para un tipo que no estaba "funado" a pesar de su colaboración con los judíos.El punto más importante a considerar, es que los judíos eran parte de un ejército de trabajadores forzados, es decir, no había un plan de exterminio de judíos, sino que se les necesitaba a ellos y a todos los prisioneros de guerra para apoyar el esfuerzo de guerra alemán, eso era más importante que asesinarlos, quizá podrían hacerlo después de la guerra, una vez ganada, pero nunca antes. Por lo tanto yo me atrevería a decir, que Schindler fue muy buen patrón, quizá de un trato cordial y generoso, lo suficiente como para ser recordado por sus empleados, ellos nunca supieron realmente si los querían matar, quizá supusieron eso por lo que han escuchado inmediatamente después de ser liberados y terminaron creyendolo, terminaron convencidos que su jefe era buena gente y "su redentor". El libro que se escribió en 1982 por un autor australiano, Thomas Keneally, pertenece al género FICCIÓN, así lo refirió el mismo autor y se basa en una historia contada por un judío, de hecho las escenas del comandante disparando desde el balcón de su casa, son imposibles de haber ocurrido, ya que delante de su casa existe un montículo que le quita visión hacia el campo. Tratando responder a la pregunta de un comentarista, por qué los judíos iban a promocionar a un nazi, representa la parte más débil de tu relato, pero yo creo tener una buena respuesta, la existencia de un nazi benefactor de los judíos, favorece y refuerza la tesis central que ellos sustentan y no la contradice en lo absoluto, que son víctimas de un régimen criminal que se desarrolló en Alemania que pretendía exterminarlos, esa parte de la tesis, no se altera en lo absoluto y spielberg, director de origen judío, logra magistralmente dejar establecido. Lo otro, carece de importancia, sirve para poder seguir vendiendo la idea y seguir desarrollando esta gran industria del holocausto que recauda millones.

    ResponderEliminar
  33. Quiero manifestar que el relato descrito por Marcelo García es inexacto. Además, su redacción me parece muy sesgada y muy subjetiva, manifestando opiniones personales sin apoyarlas en pruebas bibliográficas o documentales. El relato de Marcelo García entra en contradicción con los testimonios de los judíos supervivientes, que Marcelo olvida mencionar.

    Por ejemplo, me gustaría recordar que el libro de Thomas Keneally “Schindler’s Ark” está basado en el testimonio y los documentos aportados por Poldek Pfefferberg, que fue uno de los judíos supervientes. Además, el mismo Poldek fue el promotor de la película de Steven Speilberg, dado que Spielberg fue convencido por Poldek para su realización. Pfefferberg aparece en las líneas de crédito al final de la película, como asesor histórico.

    Con ello, quiero ilustrar que el relato descrito por Marcelo García se contradice con los testimonios y con la abundante documentación sobre este caso.

    Saludos cordiales,
    Jordi Esquena, desde Barcelona

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Concuerdo contigo, un blog que hable de hechos historicos sin fuentes primarias y ninguna bibliografía, son simplemete suposiciones.

      Eliminar
  34. que clase de descerebrado , puede escribir comentarios , sobre torturas a niños , quien puede odiar a niños judios?quien puede odiar a mujeres jovenes judias ,niñas , violarlas , reralizar experimentos y esclavizarlos . quien puede negar los numeros quemados en los brazos , no tendriamos que escribir sobre schindler , claramente un nazy muy vivo , quizas mas que los otros , pero sobre toda esta gente que opina , que es esta gente? seres humanos? zoombies descerebrados?mutantes?que comen y caminan entre nosotros?que pasa en la humanidad?

    ResponderEliminar
  35. Nose mucho de historia pero uso la logica y si los judios lo aceptaron y le dieron el lugar q le dieron en israel algo bueno deb haber hecho, capas q fue un un opurtunista con demaciada maldad pero tuvo la opurtunidad de arepentirse y hacer el bien lo hizo (ya sea x culpa o miedo alo q le esperaba o talvez xq lo sintio asi) ninguno de nosotros estuvo ahi pero la gente q si estuvo lo perdono y le di el lugar q le dio x algo debe de ser.

    ResponderEliminar
  36. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  37. TIEMPOS MUY TRISTES, ME DEJO PENSAR Y REFLEXIONAR MUCHAS COSAS, PERO LAS COSAS SIGUEN A SU CURSO Y POR ALGO PASAN, ES LA LEY DE LA VIDA, SI NO NO ESTUBIERAMOS EL DIA DE HOY AQUI, POR ESTAS PERSONAS QUE EMPAZ DESCANSEN, EL MUNDO AH CAMBIADO PARA MUCHAS COSAS, PARA BIEN Y PARA MAL, Y ASI SEGUIREMOS HASTA LOS PROXIMOS SIGLOS DE LOS SIGLOS Y HASTA EL FIN DEL MUNDO QUE NO LLEGAREMOS A VER, SALUDOS DESDE MEXICO.

    ResponderEliminar
  38. Qué lástima que haya personas tan pobres humanamente y con tan pocos valores como para entretenerse en difamar y quitar mérito a alguien que hizo lo que hizo, salvar más de mil vidas. Te parece eso poco Marcelo?

    ResponderEliminar
  39. He visto la película recientemente. Me parece que tu punto de vista de la película con la realidad, hubiera sido más creible si hubieras puestos bibliografía pertinente y que tuvieras fuentes primarias sobre los hechos que has mencionado. Una persona siempre tiene que tener fuentes para hacer de su relato algo creible, lo que no he logrado ver en este blog. Mientras no existan las fuentes, todo lo que has dicho son simplemente mentiras de una persona con una increible facilidad de redacción. Espero que pongas las bibliografías!!. Salu2

    ResponderEliminar