Mostrando entradas con la etiqueta Otto Skorzeny. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Otto Skorzeny. Mostrar todas las entradas

jueves, 16 de octubre de 2014

Alemanes fusilados por vestir uniformes del enemigo: La particular justicia de los vencedores en la guerra

Haz lo que yo digo, pero no digas lo que yo hago. Esa ha sido -y tal vez lo siga siendo- la política de los Aliados victoriosos en la Segunda Guerra Mundial. No en vano alguien, alguna vez, dijo que "a quien gana una guerra, nunca nadie le pregunta si ha dicho la verdad". Aquí la historia de los alemanes fusilados por hacer lo mismo que hicieron norteamericanos y británicos.

Fusilamiento de comandos alemanes por usar uniformes del enemigo.


Con la finalización de la segunda guerra mundial muchas mentiras quedarían al descubierto y otras tantas situaciones similares dadas, de un lado y del otro, del de los vencedores y los vencidos, serían vistas inobjetablemente bajo cristales diferentes. Tal fue el caso de los comandos alemanes bajo el mando de Otto Skorzeny, el legendario nazi que -entre otras misiones determinantes- se encargó de la liberación de Benito Mussolini en Italia. Cuando la guerra llegó a su fin, muchos alemanes fueron "juzgados" y otros tantos, directamente, fusilados sin juicio previo ni miramientos. Una manera muy particular y tan difundida entre las democracias potencias vencedoras de la guerra.
Así las cosas, las fuerzas norteamericanas llegaron a fusilar -tal como se ve en la foto de este artículo- a varios comandos alemanes por vestir, en sus diferentes misiones, uniformes del ejército de los Estados Unidos; lo cual estaba tácitamente vedado de acuerdo a los códigos de la guerra por aquel entonces. Los alemanes de la foto pasaron, irremediablemente, a "mejor vida" pero su jefe, el nazi Skorzeny, salvó milagrosamente su pellejo. Los británicos -sobre todo- estaban detrás del pedido de "clemencia"...

La cuestión era que, si se llegaba a fusilar a Skorzeny, los norteamericanos y los británicos deberían haber hecho lo mismo con varios de sus más latos jefes militares, quienes habían implementado la misma metodología (solados aliados vestidos con uniformes nazis) para dar muerte a inadvertidos soldados enemigos... Si no se puede de un lado, tampoco debería ser posible del otro, pero claro, la justicia -se sabe-  no es ni pareja ni ciega.